Quiénes somos

Quiénes somos

Nuestra Misión

La misión de Casa Divina Lodge es proveer un destino elegante y confortable para viajeros interesados en explorar biodiversidad y cultura. Nuestra visión es la de ser partícipes de una forma de vida sustentable, por medio del trabajo comunitario con gente local para el beneficio de Mindo y el medio ambiente. Al practicar un turismo consciente, podemos unir fuerzas para lograr un mismo fin: ofrecer calidad de servicio, sabiduría local y amor por el bosque nublado.


Sobre Nosotros

Efraín Toapanta y Molly Brown son una pareja ecuatoriano/estadounidense que forman parte de la comunidad Mindeña y comparten su entusiasmo por la conservación de los bosques nublados del noroccidente Ecuatoriano, así como el desarrollo de una economía sustentable a través del ecoturismo. Además, trabajan arduamente para formar una familia bilingüe y bicultural.

Efraín es nativo de Mindo y ha viajado por Europa y EEUU, mientras que Molly es nativa de California y llegó a Mindo para cursar sus estudios universitarios en Antropología y Estudios Ambientales. Desde el año 2000, ambos han trabajado extensamente en el movimiento ecológico y la industria del ecoturismo.

En 1987, Efraín trabajó con una fundación local llamada Amigos de la Naturaleza, que junto con el gobierno Ecuatoriano declaró 19.200 HA de bosque nublado virgen como el Bosque Protector Mindo-Nambillo. Las actividades económicas principales de la comunidad Mindeña, que en ese entonces eran la tala de bosques, cacería y pesca, se volvieron prohibidas con el fin de preservar la vida. Después de dicha declaración, la comunidad fue forzada a buscar medios alternativos para ganarse la vida. Fue así que, a inicios de los años 90, Efraín ayudó a organizar la Fundación Pacaso & Pacaso, cuyo objetivo principal fue motivar a la comunidad a adoptar prácticas sostenibles, fundamentales para la conservación del medio ambiente y un tema central del ecoturismo. Sin embargo, en ese entonces surgieron muchas dudas en cuanto al éxito del ecoturismo en Mindo.

Poco a poco, Mindo fue ganando reconocimiento en la comunidad científica internacional como un área incomparablemente alta en biodiversidad. Efraín comenzó como guía naturalista para los científicos y los pocos turistas que pasaban, y su interés y conocimiento sobre botánica y ornitología se desarrolló a tal punto que se convirtió en guía nacional.

Para finales de la década de los 90, Mindo era ya un nombre popular en los círculos internacionales de observadores de aves. Y desde la declaración que Birdlife International le otorgara a Mindo en 1997 un área importante para la conservación de las aves ¨International Important Bird Area" (IBA), la localidad se convirtió en un importante destino eco-turístico.

En la actualidad, Mindo no es solamente conocido por su numerosa variedad de aves (alrededor de 500 especies en el área), sino también por su pasión en la protección de sus vertientes puras y montañas de bosques primarios. A inicios del año 2001, la petrolera transnacional Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) hizo públicos sus planes para construir un oleoducto nuevo que cruzaría desde la región Amazónica hasta la Costa del Pacífico. Este oleoducto atravesaría algunas de las zonas más sísmicamente inestables y biodiversas de los bosques nublados y vírgenes del Ecuador, por lo que la comunidad de Mindo reaccionó inmediatamente al impacto que tendría este oleoducto en el área y preparó sus protestas contra la OCP. Molly y Efraín, junto a un grupo de aliados de Mindo, unieron fuerzas y formaron la Fundación Acción por la Vida. Esta acción unificada dirigió algunas de las protestas más exitosas contra la OCP en Ecuador.  

En la actualidad, Efraín continúa dedicando gran parte de su tiempo y esfuerzo a la comunidad de Mindo, siendo parte de la comisión de planificación de la parroquia y trabajando para asegurar que su desarrollo continúe de forma armónica con la naturaleza y productiva para su gente. Además, Efraín y Molly son miembros activos del Consejo de Turismo del Noroccidente y contribuyen a su causa desarrollando relaciones internacionales estratégicas con grupos de turismo afines, con el fin de promover el turismo en la región Noroccidental del Chocó Andino-Ecuatoriano. 

Molly, dedicada madre de dos y el pilar administrativo de Casa Divina Lodge, continuamente busca guiar el negocio hacia la excelencia y a la vez fomentar prácticas ecológicamente sustentables. Así lo demuestran varias de las certificaciones de gran prestigio internacional obtenidas por Casa Divina Lodge. A pesar de su atareada agenda, Molly siempre encuentra tiempo para compartir anécdotas con sus huéspedes y añadir los toques finales al menú del día. Además, su aporte hacia la creación de El Manantial- un centro de educación primaria alternativa en Mindo-, ha sido fundamental y la mantiene muy bien conectada con la comunidad. 

Con una larga historia de servicio y sabiduría local, Molly y Efraín han trabajado arduamente para hacer de Casa Divina Lodge un hospedaje confortable, detallista y placentero para aquellos interesados en apreciar y conocer más acerca de este rincón tan especial del mundo.